Respiración holoscópica transpersonal

¿Cómo descubrí el poder de la respiración holoscópica?

Y tras la metamorfosis me sentí mucho mejor.

No recuerdo haber escuchado Aire de Mecano durante una respiración holoscópica, pero intuyo que podría contribuir, en mi caso, a una súbita expansión de mi consciencia a un estado gaseoso porque la respiración holoscópica me permite ser aire antes que escuchar Aire.

La música nos pone en contacto con los núcleos emocionales primarios y nos ofrece la posibilidad de trascendernos. La música es el alimento espiritual de los que viven de amor, dice Shakespeare.

Los conciertos de música en directo de mis grupos favoritos fueron grandes experiencias catárticas de limpieza emocional. Y no creo que sean falsas limpiezas, como dice algún texto, sino sublimes rituales modernos de veneración a lo sagrado, donde la música es el fluido que une y libera. La música sustituye al horror unificador que supone presenciar un sacrificio, ya sea la sangre del circo romano o el corazón arrancado en el templo maldito de Indiana Jones.

Recuerdo bien mis regresos a casa después de un concierto de The Cure en Las Ventas o La Mode en la sala Revólver de Madrid. Tal vez, al llegar a casa, me hubiera ayudado dibujar un mandala para cerrar de nuevo sobre mi el círculo de un ego disuelto bajo miles de vatios de potencia.

Me ha sorprendido leer que no hay duda alguna que el principal elemento cultural relacionado con la música es la religión y dentro de ella la búsqueda de estados místicos de unión. Los coros gregorianos se mezclan con los timbales que preceden al sacrificio. La muerte que un chamán realiza con su cuchillo sagrado, une y arraiga a la vida a todos los que la presencian. Tal vez sea preciso ver morir para desear vivir. Tal vez sea preciso morir para vivir.

Saramago en El evangelio según Jesucristo nos muestra la necesidad de la muerte para que se tome en serio una religión. La muerte ha estado muy presente en mis dos respiraciones holoscópicas. En ambas he sido sacrificado y en la primera, además, he sido también el ejecutor del rito de sangre. Y reconozco que no me produjo rechazo la viscosidad, el sabor o el calor del rojo fluido que mantiene vivo al cuerpo. No existe el horror en el mito, cuando solo aceptas el Destino y entregas entonces tu voluntad a una voluntad mayor. Reconozco mi voz en los gritos de los gurús y siento la magia en los objetos de poder con los que atravieso los espejos negros de la vida.

El cuerpo es el principio y el fin de la vida. Somos un cuerpo, una estructura biológica que nos ofrece infinidad de experiencias de vida y muerte. No se puede cambiar la vida sin la radio de la muerte, canta Javier Corcobado. El cuerpo nos ofrece la respiración como un instrumento de excavación para adentrarnos en su propia madriguera. Somos seres completos y multidimensionales. La respiración es el conejo blanco. Vayamos tras ella.

 

Los beneficios de la respiración holoscópica

Respirando de forma acelerada en una respiración holoscópica podemos expulsar y sustituir el anhídrido carbónico, tan necesario para la vida, por oxígeno extra de primera calidad, oxígeno adornado con la belleza de nuestro pensamiento consciente. Respiro. Respiro. Respiro. Y voy buscando al espíritu. El sistema respiratorio se tranquiliza con esa sobredosis de oxígeno, y de esta manera el sistema nervioso vegetativo se pone contento y toma el poder. Como él es autónomo no precisa de nuestra atención para establecer la frecuencia cardiaca o los procesos de digestión. Al ritmo de Jean Michel Jarre, la sangre arterial sale del corazón más rica en oxígeno que de costumbre y llega al cerebro, lavándolo y estimulándolo y abriendo los capilares que como pétalos divinos activan las glándulas endocrinas. Nuestro cerebro recibe así un masaje de amor que relaja nuestras resistencias y bloqueos emocionales. Para facilitar esta relajación se escuchan otras músicas evocativas que despiertan recuerdos reprimidos o experiencias que en tenemos sumergidas en nuestro subconsciente, porque no me gusta recordar que un día me arrancaron el corazón en El Templo del Gato escuchando a Javier Corcobado (tengo el corazón roto en cien mil pedazos). La respiración holoscópica nos abre un sendero hacia ese núcleo de dolor y nos ofrece la posibilidad de atravesarlo y sanarlo poniendo consciencia en esa vivencia pasada y ofreciendo la posibilidad de reparar, aprender y crecer.

La respiración holoscópica es recomendable para tratar cualquier tipo de bloqueo emocional o físico que nos tenga atrapados. Tal vez sea especialmente recomendable para aquellas personas que confían más en la mente que en su cuerpo, y que depositan en el intelecto una gran parte de su natural fuerza sanadora. Yo mismo soy de estos últimos. Hace poco hice un movimiento del espíritu donde observé cómo a mi mente le costaba ver a mi corazón, que daba saltitos mientras ella solo miraba lo que le interesaba. Durante la respiración holoscópica, el sistema nervioso central se relaja y baja la guarda mientras que la mente suelta el control.

Aún sigo obteniendo beneficios que no he pedido de mis dos respiraciones holoscópicas. Y tal vez no los haya pedido porque para conseguir esos frutos hay que atravesar cascadas de dolor que me resisto a cruzar. Quiero volver a encontrarme otra vez con mi sombra dorada, aunque era violeta la que se me acercó en aquella primera respiración llenándome de pavor. Creo que me asusta mi propia grandeza y deseo transformar esa grandeza en confianza y, como dice Mecano, ser consecuente con mi nueva dimensión, porque sin entrar en pormenores yo sé hacer cosas mejores.

 

Gracias por escucharme

Ubuntu!!!

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Francisco Javier Gutierrez
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de SiteGround (proveedor de hosting de franciscojaviergutierrez.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de SiteGround. (https://www.siteground.es/privacidad.htm).
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.