5 señales de la herida de abandono cuando quieres encontrar pareja

5 señales de tu herida de abandono cuando quieres encontrar pareja.

¿Cómo sé si tengo la herida de abandono?

¿Qué hago para proteger esa herida?

¿Cómo arruino mis relaciones cuando tengo la herida de abandono?

En este vídeo voy mostrarte de qué manera metes la pata, una y otra vez, cuando buscas pareja y proyectas sobre el otro el malestar que te causa no sentir que te dan el amor que necesitas.

Fíjate que darte cuenta de esos comportamientos inconscientes es el primer paso para acertar en tu próxima relación de pareja.

Por eso en este video te muestro 5 formas automáticas de comportarte y que te alejan de crear una relación dichosa cuando sientes que no recibes la atención que necesitas.

Al final del vídeo te daré los siguientes pasos para sanar esa herida infantil.

Antes de continuar, si quieres aprender más estrategias ser feliz con tu nueva pareja apúntate ahora a mi canal para no perderte ninguno de mis vídeos.

Soy Francisco Javier Gutiérrez de franciscojaviergutierrez.com y ayudo a solteros que han arruinado sus anteriores relaciones de pareja a confiar de nuevo en el amor para estar en paz y disfrutar de una pareja duradera con mi método Vivir Amando Libre.

¿Cómo es la herida de abandono?

Cuando encuentras una nueva pareja se despiertan viejas heridas infantiles que, si no las observas detenidamente y te haces cargo de ellas, es muy probable que arruinen esa nueva relación que está comenzando.

De este modo, si viviste abandono en la infancia la soledad es tu miedo más profundo.

Y observa también como tu herida se convierte en tu paradoja.

¿Por qué digo esto?

Porque si viviste abandono vas a tender a abandonar a tus parejas hasta que te hagas consciente de tu carencia y te hagas responsable de tu vida y, por supuesto, de tu soledad.

La mayor dificultad de las personas que sufren de abandono es que sus personajes, sus egos, les hacen creer que nunca reciben suficiente atención y afecto.

Esta sensación de carencia les impide crear relaciones profundas con las relaciones que empiezan.

Esto es así porque se aman tan poco a si mismas que buscan continuamente en sus nuevas parejas pruebas de amor.

De este modo, si sienten que sus parejas las aman, ellas se sentirán dignas de ser amadas.

Si sufres de abandono sientes que no te quieren lo suficiente o que no recibes todo el amor que necesitas.

La máscara de dependencia protege tu herida de abandono

Para no sentir esa carencia afectiva te fabricaste la máscara de la dependencia.

  • Como tu mayor temor es la soledad no soportas estar a solas contigo mismo; aunque al final acabas estando solo.
  • Te vuelves retraído y no te gusta el contacto con los demás por miedo a sentirte dependiente.
  • Y puedes generar un verdadero drama ante una mínima situación sin importancia.

Las frases interiores que están presentes en esta herida son algunas como: prefiero estar solo, si me abandonas no vuelvas…

La frase que puede resumir esta herida y tu actitud en la vida adulta podría ser: “Te abandono yo, antes de ser abandonado por ti” o “antes de pedírtelo, haré que me lo des”.

5 señales de tu herida de abandono cuando buscas pareja.

He seleccionado 5 maneras de actuar, bastante frecuentes, cuando te identificas con la máscara del dependiente y que te alejan de una relación dichosa.

  1. Cuando buscas constantemente la presencia y la atención de tu nueva pareja.
  2. Cada vez que provocas dramas o enfermedades para llamar la atención o dar pena.
  3. Cuando te ocupas de tu pareja con la esperanza de que a cambio él se ocupe de ti.
  4. Cuando usas el sexo para apegarte a la otra persona.
  5. Cada vez que atraes relaciones de pareja en las que te sientes abandonado por tus parejas.
Lee este post relacionado:  Cómo puede ayudarte una terapia de parejas

Vamos a ver cada una de ellas con un poco más de detalle:

1.   Cuando buscas constantemente la presencia y la atención de tu nueva pareja.

La primera señal de que, posiblemente, actúas con la máscara de dependiente es que buscas constantemente la presencia y la atención de tu nueva pareja.

Cuando tienes una herida de abandono te asusta tu propia autonomía porque crees que si logras hacer las cosas sin ayuda de otros, nadie se ocupará de ti en el futuro.

En realidad, piensas que nunca serás capaz de valerte por ti mismo y crees que necesitas a alguien en quien apoyarte.

De este modo, cuando te vuelves dependiente te aseguras de que alguien esté a tu lado ocupándose de ti.

Para evitar la soledad buscarás a una pareja que te sirva de bastón y apoyo.

Por consiguiente, tu estado emocional en la relación sufre muchos altibajos ya que crees que tu bienestar no depende de ti. Como tienes miedo de estar en soledad tu humor unos días es muy bueno y otros muy malo.

Y lo que ocurre es que buscas continuamente la presencia y la atención de tu pareja y ser apoyado por ella.

Cuando llevas la máscara de dependiente, también puede ocurrir que sufras una tristeza profunda, incluso cuando estás con una pareja, sin saber muy bien por qué.

Incluso puedes aguantar lo inaguantable con una nueva pareja con tal de no sentirte en soledad. Y aguantas porque crees que las cosas pueden cambiar a mejor en el futuro.

De este modo proyectas en tu pareja tu malestar y dejas de escuchar tus propias emociones cuando te avisan de que hay una herida de abandono en tu interior que necesita ser observada y sanada.

2.   Cada vez que provocas dramas o enfermedades para llamar la atención o dar pena.

La segunda señal de que, probablemente, llevas la máscara de dependiente es que provocas dramas o enfermedades con tal de llamar la atención de tu pareja.

Si sufres la herida de abandono es posible que ya te hayas dado cuenta de que los dependientes tienden a adoptar el papel de víctima de forma inconsciente.

Como te aterra la soledad, porque crees que no podrás soportarla, puedes llegar a hacer cualquier cosa con tal de llamar la atención.

De este modo provocas, de forma inconsciente, dramas o enfermedades para llamar la atención o dar pena.

Recuerdo una paciente que le dijo a su pareja que tenía que ir a hacerse unas pruebas médicas muy importantes cuando en realidad no le pasaba nada. “Solo quería que me preguntara que tal habían ido las pruebas”, me dijo.

Así es como desarrollas una actitud de víctima y crees que tus males en el amor se deben al otro que no te hace caso, al destino o a la mala suerte.

Por eso, cuando estás solo, puedes llorar durante mucho tiempo, sin darte cuenta de que estás compadeciéndote de tu propio destino.

La dificultad de tomar decisiones

Lo cierto es que cuando sufres una herida de abandono te cuesta mucho tomar decisiones por ti mismo.

Por eso buscas continuamente el apoyo de tu pareja antes de tomar una decisión por tu cuenta. Sea cual sea.

Y es que necesitas sentirte apoyado y respaldado por tu pareja en las decisiones que tienen que tienen que ver solo contigo mismo.

Esto es así porque cuando recibes apoyo te sientes ayudado y amado por la pareja.

Después es muy probable que no sigas los consejos que te han dado pues lo único que buscabas era atención.

Recuerdo el caso de un paciente a quien su mujer siempre le pedía opinión sobre qué vestido ponerse y tras hacer la valoración ella nunca seguía su recomendación. Esto provocaba una gran frustración y desagrado en él pues se sentía ignorado.

Lee este post relacionado:  ¿Es mejor estar solo que mal acompañado en pareja?

Por lo tanto, pides consejo y opinión a tu pareja y eres capaz de hacerte pasar por un inútil con tal de recibir ayuda, pero no porque no sepas o no puedas hacer algo.

Y si llega un desacuerdo y tu pareja grita o se muestra enfadada, entonces te bloqueas y te comportas como un niño asustado.

Es cuando le dices a tu pareja: “Ya no aguanto más” y no te das cuenta de que estás actuando con tu pareja de la misma forma que temes que él lo haga contigo.

Por eso tienes una tendencia a mostrar un lado teatral, a menudo dramático, en tu forma de expresarte con el otro, y lo haces con el fin de llamar la atención.

3.   Cuando te ocupas de tu pareja con la esperanza de que, a cambio, él se ocupe de ti.

El tercer signo que demuestra que, tal vez, tienes una máscara de dependencia en el amor es que te ocupas de tu pareja con la esperanza de que, a cambio, él se ocupe de ti.

Como puedes empatizar fácilmente con los demás, te identificas con sus emociones y sus sufrimientos, pero los utilizas para darles la vuelta y atraer la atención hacia ti mismo.

Por ejemplo, puedes ocuparte de unas tareas administrativas de tu pareja con la esperanza de que él te lo reconozca de un modo especial.

Es decir, no lo haces por generosidad, sino que buscas una compensación que si no llega te va a crear un conflicto con el otro porque le acusarás de no ocuparse de ti.

Cuando eres dependiente te cuesta mucho hacer actividades o esfuerzos tú solo, ya que necesitas a tu pareja para sentirte apoyado.

Por ejemplo, cuando quieres ir a correr, o al gimnasio, necesitas que el otro te acompañe. Le dirás que es bueno para él hacer deporte cuando en realidad lo único que buscas es su compañía.

Y suele ocurrir que mientras dura la actividad en compañía del otro te sientes amado y por eso no quieres que esa actividad finalice, ya que sientes el final de cualquier cosa agradable como un abandono.

Esta necesidad de compañía se acentúa a medida que envejeces. Ya que te angustias cada vez más ante la idea de quedarte solo y sin pareja.

Por eso prefieres aguantar al lado de alguien con quien no eres feliz antes que estar sin compañía.

También puedes, como me dijo una paciente, tener otra pareja de respaldo, por si acaso, tu actual pareja no cumple tus expectativas y decides abandonarle.

4.   Cuando usas el sexo para apegarte a la otra persona.

La cuarta señal de que, seguramente, estas identificado con tu máscara de dependiente es usar el sexo como excusa para apegarte a la otra persona.

Esta es la razón por la que muchas peleas entre parejas codependientes terminan practicando sexo. Ambos usan el sexo como moneda de cambio para mantener su necesidad de sentirse atados el uno al otro.

Dice Lise Bourbeau que este apego al sexo se observa sobre todo en el caso de las mujeres.

Esto ocurre porque cuando una persona dependiente se siente deseada se cree más importante para el otro.

Por lo general la persona dependiente desea el sexo más que su pareja y no es raro advertir que quienes se quejan de no tener suficiente sexo sufren la herida de abandono y llevan la máscara del dependiente.

Recuerdo una paciente se quejaba de que para ella no era suficiente tener sexo dos o tres veces por semana. “Yo siempre estoy dispuesta” me decía. Es como si me dijera: “Yo siempre estoy dispuesta a sentirme importante para el otro”.

También es posible que, si eres una mujer que no desea tener sexo y sufres de abandono, no se lo digas a tu pareja por miedo a no sentirte deseada en el futuro.

Y si eres un hombre dependiente puedes simular que no sabes que tu mujer tiene un amante con tal de no ser abandonado.

En este caso, para ti, aceptar la infidelidad es el pequeño coste que tienes que pagar para evitar un mal mayor como el abandono.

5.   Cada vez que atraes relaciones de pareja en las que te sientes abandonado.

El último signo de que tienes una herida de abandono, y quizás la más evidente, es que atraes continuamente relaciones de pareja en las que te sientes abandonado y con esa excusa decides abandonarlos tú primero.

Lee este post relacionado:  Cómo desactivar a tu crítico interno cuando buscas pareja

Dice Lise Bourbeau, que cuando tenemos una herida de abandono vamos a experimentar esa herida todas las veces que sean necesarias hasta que la hayamos sanado.

Es por esto que si tienes esta herida vas a vivirla muchas veces a lo largo de tu experiencia de vida para que tengas oportunidad de sanarla.

Ya sabes por qué experimentas abandono tantas veces en tus relaciones de pareja.  Porque es el único modo de que puedas ver tu herida y hacerte cargo de ella.

Al mismo tiempo la función de la máscara de dependencia es ocultar la herida para que no la veas. Y cuando abandonas a tu pareja crees que la causa de tu dolor está en que ella no te hace caso o no te da la atención que necesitas.

De este modo volverás a vivir una situación similar en tu próxima relación de pareja para tener otra oportunidad de sanar tu herida de abandono.

¿Qué puedes hacer una vez que te has dado cuenta de que tienes una herida de abandono?

Dice Lise Bourbeau que cuando tenemos una herida de abandono, sentimos que nuestra pareja nos abandona en la misma medida que la abandonamos a ella y nos abandonamos a nosotros mismos.

Cada uno de los 5 signos que te he mostrado en este vídeo están mostrándote esta verdad: cuando sientes abandono por parte de tu pareja, también estás abandonándola a ella y te abandonas a ti mismo cuando decides no intervenir y no hacer nada para sanar tu dolor.

Estos 5 signos son 5 reflejos de lo que ocurre en tu interior y que no has sanado todavía.

¿Por qué digo que no has sanado todavía?

Porque cuando el abandono sigue apareciendo en tus relaciones de pareja, significa que la herida de tu niño interior no está curada.

Quiero aclarar que esta sanación es no es fácil de detectar porque nuestra máscara de abandono no está dispuesta a dejarnos ver más allá de nuestra creencia equivocada de que no podemos valernos por nosotros mismos.

Esto es así porque la máscara de dependencia es el Ego.

Y solo a través de un trabajo de indagación personal y transpersonal podremos acceder al origen de nuestra herida.

Ese trabajo es lo que yo llamo el Proceso de Sanación de nuestro Niño Interior.

La sanación de la herida de abandono del niño interior

La primera etapa para sanar tu herida de abandono radica en reconocerla y aceptarla.

Reconocer una herida no significa estar de acuerdo con el hecho de que exista.

Por lo general tendemos a rechazar y criticar nuestro comportamiento dependiente cuando queremos crear una relación de pareja.

Puedes reconocer tu herida de abandono y al mismo tiempo darte cuenta de que esa herida esta impidiendo que puedas crear una relación sana de pareja.

Dice Lise Bourbeau que el alma ha venido a sanar esa herida de abandono y para eso necesitas experimentar situaciones de abandono.

Cuando creaste tu máscara de dependiente fue un acto heroico, un acto de amor contigo mismo para no experimentar la herida.

Lise Bourbeau

Si cuando eras niño sentías que tu progenitor del sexo contrario no te daba el amor que necesitabas, entonces aprendiste a demandar atención y cariño para sentirte amado. Aprendiste a ser dependiente como una forma de mitigar du sufrimiento.

Esa máscara de dependencia te ha ayudado a sobrevivir.

Lo que ocurre es que ahora esa máscara está impidiendo que encuentres a una pareja que te haga feliz porque te enamoras de personas que te abandonan.

Ahora en la etapa adulta puedes cuestionar la validez de esas 5 conductas cuando quieres tener una pareja y cambiarlas para que puedas lograr una feliz relación amorosa.

Si crees que no puedes hacerlo solo busca la ayuda de un mentor experto en amor consciente.

¿Se pueden cambiar los patrones de conducta cuando sufres de abandono?

La experiencia me dice que es muy difícil cambiar nuestros patrones de conducta inconsciente sin ayuda. Esto es así porque la máscara cree que su labor es necesaria para que seas feliz y no va permitir que dejes de ser dependiente porque si lo haces vas a dejar de recibir atención y amor.

De este modo puedes pasarte años repitiendo patrones dependientes una y otra vez sin ser capaz de salir del círculo del Ego.

Dice Un Curso de Milagros que el propósito del Ego es “busca, pero no halles”.

¿Cuánto tiempo te has pasado buscando, viendo videos, leyendo libros, y aún sigues sintiendo que te abandonan en tus relaciones de pareja y que por eso decides abandonarlas tú?

¿Cuándo vas a hacerte cargo de la situación y pedir la ayuda de un Experto en Amor Consciente?

Respóndeme en los comentarios.

Si te ha gustado el vídeo dale al “Me gusta” y suscríbete al canal para no perderte ninguno de mis próximos vídeos.

Nos vemos en el siguiente vídeo.

Ubuntu!!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Francisco Javier Gutierrez
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de SiteGround (proveedor de hosting de franciscojaviergutierrez.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de SiteGround. (https://www.siteground.es/privacidad.htm).
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Ir arriba