Cómo dejar de atraer relaciones conflictivas

Cómo dejar de atraer relaciones de pareja conflictivas

TRANSCRIPCIÓN DEL VÍDEO

¿Es el miedo un ingrediente inevitable en nuestra vida? ¿Y en nuestras relaciones afectivas o de pareja?

Soy Francisco Javier Gutiérrez de franciscojaviergutierrez.com y en este vídeo voy a contarte lo que puedes hacer para lidiar con el miedo en tus relaciones de pareja.

Dice UCDM que todo lo que no es amor es miedo.

¿Podemos evitar el amor?

Yo creo que si. Yo me he pasado muchos años de mi vida evitando el amor.

Cada vez que abro la puerta al miedo estoy tirando por la ventana el amor.

También podemos dejar el amor dormido en nuestro corazón, hibernando hasta la primavera.

Podemos creer que el amor no es para nosotros y renunciar a amar y que nos amen.

Podemos convencernos de que no podemos amar…

Es decir, podemos encerrar el amor bajo llave en nuestro corazón.

Ahora bien  ¿Podemos evitar el miedo?

Dice Julio Bevione que el miedo no es una opción en esta dimensión en la que hemos encarnado.

¿Por qué el miedo no es una opción?

Porque el miedo fue la primera emoción que sentiste cuando llegaste a este mundo.

El ser humano cuando nace procede de una dimensión más pura, más amorosa y más luminosa.

Cuando abrazas a un bebé sientes esa luz, esa ligereza que los que llevamos más tiempo hemos perdido. Tal vez por esta razón al nacimiento de un bebé se le llama dar a luz, porque los niños generan más conciencia y más luz en nuestro mundo.

El momento del parto es muy traumático para el bebé. Sientes miedo ante el cambio de dimensión, ante la pérdida del estado de confort que produce tener que salir del útero materno, y culpable por el dolor que estás ocasionando.

De este modo con nuestra primera inhalación conocemos el miedo y la culpa.

Este primer encuentro con la vida es la raíz de nuestros miedos.

Cada vez que el bebé no sienta a su madre temerá que se ha ido para siempre, generando una sensación de abandono.

Este miedo al abandono se repetirá en la edad adulta a lo largo de nuestra vida, sobre todo en la relación de pareja.

Cada vez que experimentamos un cambio o un nacimiento a algo nuevo vamos a sentir miedo. El miedo y la culpa dificultan nuestra existencia. Creemos que la vida es sufrimiento y sacrificio.

Como la vida es cambio y evolución adquirimos la creencia de que los miedos son inevitables y de este modo los aceptamos como nuestra identidad.

Nuestras relaciones de pareja inconscientes debería llamarse relaciones de miedo.

Solo tengo que recordar mis primeras relaciones para darme cuenta de que eran relaciones de miedo.

¿Cuándo experimentamos ese miedo primordial en las relaciones de pareja?

  • Cuando nos resistimos al compromiso por miedo a quedar atrapados en una relación.
  • Cuando nos resistimos a dejar marchar a una persona si la relación se ha terminado.
  • Cuando recibimos amor y creemos que no podemos corresponderlo.
  • Cuando no somos capaces de pedir el amor que necesitamos.

De esta manera vamos atrayendo a las personas que nos irán mostrando esos miedos.

Todo lo que aparece en nuestra vida es un reflejo de lo que hay en nuestro interior.

Dice UCDM que todo el que llega ha sido enviado.

La casualidad no existe, todo lo que nos pasa ocurre como una forma de representación de las creencias que tiene la mente.

Existe una relación causa-efecto entre tus pensamientos y tu experiencia, entre tus creencias y tus relaciones.

Cuando no eres consciente de tus miedos puedes terminar atrayendo a personas que representan esos miedos.

¿Y para qué aparecen?

Para que te des cuenta de lo que estás pensando y para que seas consciente de tus miedos.

Es decir para que te des cuenta de que eso que tanto temes en los demás en ti.

A medida que vayas descubriendo tus miedos, a medida que vayas observando tus pensamientos y tus creencias erróneas sobre el amor y la pareja, ya no necesitarás que nada ni nadie externo venga a mostrarte lo que hay en tu mente.

Aquellos que te rodean están representando de alguna manera la creencia que tienes acerca de ti misma y de ti mismo.

Dice Lise Bourbeau que los demás son contigo como tú eres con ellos y contigo mismo.

Así como nos tratamos los demás nos tratan.

Lo que nos dicen es lo que internamente nos decimos.

Lo que recibimos es lo que internamente hemos sentido que merecíamos.

El desafío es verlo antes dentro de nosotros mismos para corregir el pensamiento y sanarlo. De este modo no atraeremos a alguien para que venga a mostrarnos aquellos miedos internos que no nos atrevemos a reconocer.

¿Por qué no podemos reconocer eso miedos internos?

Por eso que llamamos proyección.

La proyección niega lo que está pasando dentro de nosotros y que es incómodo o molesto. La forma de negarlo es pretender y creer que eso que nos molesta viene de fuera.

¿Qué puedes hacer para reconocer tus miedos internos?

Permitirte escuchar de tu mente las opiniones que tienes sobre ti misma y sobre ti mismo.

No las que te dices en voz alta, sino las que están detrás de lo que dices.

Cuando dices que tienes una sana autoestima o que te quieres mucho, si te atreves a escucharte profundamente, quizás podrías escuchar una vocecita que dice que tienes mucho miedo a lo que piensen los demás o a no ser suficiente para que tu pareja te ame.

Si no puedes escuchar esa voz, entonces puedes verlo en aquellos que te rodean y puedes escuchar críticas en boca de otros o descubrir que tu pareja no te valora.

Es posible que no tengas costumbre de escuchar esa voz o simplemente te niegas a oír lo que está diciendo a través de la proyección como te he dicho antes.

Cuando lo que dice esa voz es algo molesto o incómodo prefieres no darle veracidad a lo que dice o creer que lo que te molesta viene de fuera y que son los demás los que te hacen daño con sus críticas o que es tu pareja que ya no te quiere como antes.

Cuando no escuchas la voz interior piensas que no puedes hacer nada para cambiar la situación porque el origen de tu dolor está fuera de ti. Crees que el origen de tu malestar está en los efectos y no en las causas.

Crees que el dolor desaparecerá si los demás o tu pareja cambian.

Este proceso lleva tiempo. Esto no es algo que ocurrirá de un día para otro. Lo que puedes hacer es ir poco a poco prestando más atención a tus sentimientos y tus pensamientos.

Puedes llevar una libreta contigo o apuntarlo en el móvil con una nota de texto o de voz. Registra cada vez que te sientas bien o te sientas mal. Busca luego momentos de silencio para escuchar tu interior. Con el tiempo y un poco de práctica podrás entender que lo que ocurre a tu alrededor, lo que te dicen quienes te rodean, solo es un eco de lo que hay en tu interior. Ellos solo son el altavoz de algo que aún no puedes escuchar.

Si te ha gustado el vídeo dale un me gusta y compártelo. Hasta el próximo vídeo. Ubuntu!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Francisco Javier Gutierrez
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de SiteGround (proveedor de hosting de franciscojaviergutierrez.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de SiteGround. (https://www.siteground.es/privacidad.htm).
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.