5 señales de tu herida de traición cuando quieres encontrar pareja

5 señales de tu herida de traición cuando quieres encontrar pareja.

¿Cómo sé si tengo la herida de traición?

¿Qué hago para proteger esa herida?

¿Cómo arruino mis relaciones de pareja cuando tengo la herida de traición?

En este vídeo voy mostrarte de qué manera metes la pata, una y otra vez, cuando buscas pareja y empiezas a desconfiar del otro de tal manera que empiezas a controlarle, a espiar sus mensajes o sus redes sociales.

Fíjate que darte cuenta de esos comportamientos inconscientes de control y desconfianza es el primer paso para acertar en tu próxima relación de pareja.

Por eso en este video te muestro 5 formas automáticas de querer controlar a tu pareja y que te alejan de crear una relación dichosa cuando tienes una herida de traición.

Al final del vídeo te daré los siguientes pasos para sanar esa herida infantil.

Antes de continuar, si quieres aprender más estrategias ser feliz con tu nueva pareja apúntate ahora a mi canal para no perderte ninguno de mis vídeos.

Soy Francisco Javier Gutiérrez de franciscojaviergutierrez.com y ayudo a solteros que han arruinado sus anteriores relaciones de pareja a confiar de nuevo en el amor para estar en paz y disfrutar de una pareja duradera con mi método Vivir Amando Libre.

¿Cómo es la herida de traición?

Cuando encuentras una nueva pareja se despiertan viejas heridas infantiles que, si no las observas detenidamente y te haces cargo de ellas, es muy probable que arruinen esa nueva relación que está comenzando.

¿Cómo actúas en tu relación de pareja cuando tienes una herida de traición?

Desconfiando de todo el mundo.

El adulto con herida de traición será un desconfiado empedernido, ya que no se permite confiar en nada ni nadie.

Su mayor miedo es la mentira y buscará de manera inconsciente involucrarse en situaciones en las que acabará por ser traicionado.

Si tú has experimentado celos en tus relaciones de intimidad es muy probable que tuvieras vivencias de traición en tu niñez.

¿Qué haces para proteger tu herida de traición?

Construyes la máscara del controlador.

De este modo te gusta tener el control sobre los demás para así evitar ser traicionado.

Tu carácter, por tanto, es un carácter fuerte para justificar tu capacidad de control.

También tienes mucho miedo de separarte o perder a tu pareja, ya que lo consideras una derrota y te recuerda que no tuviste control sobre la situación.

Para superar la herida de traición tienes que trabajar tu paciencia, tu tolerancia y vivir el momento presente.

Y tus principales retos para sanar la herida son el aprender a estar sólo y a delegar responsabilidades de manera efectiva y confiada.

La frase que puede resumir esta herida y tu actitud en la vida adulta es: “No confiaré en nadie, todo el mundo traiciona”, o “no puedo sentir”, “no puedo ser yo mismo”

5 señales de tu herida de traición cuando buscas pareja

He seleccionado 5 maneras de actuar bastante frecuentes cuando te identificas con la máscara del controlador y que te alejan de una relación feliz.

  1. Cada vez que desconfías y no permites que tu pareja te vea vulnerable.
  2. Cuando manipulas para controlar a tu pareja.
  3. Cada vez que temes, y rechazas, comprometerte con tu nueva pareja.
  4. Cuando mientes sin darte cuenta para conseguir lo que deseas.
  5. Cada vez que atraes relaciones amorosas en las que el otro te traiciona o evita comprometerse.
Lee este post relacionado:  La pareja ideal que buscas solo existe dentro de ti.

Vamos a ver cada una de ellas con un poco más de detalle:

1.    Cada vez que desconfías y no permites que tu pareja te vea vulnerable.

La primera señal de que probablemente tengas una herida de traición es la desconfianza hacia tu pareja cuando no permites que ella te vea vulnerable.

Cuando llevas la máscara del controlador difícilmente confías en tu pareja y no dejas que tus parejas te reconozcan.

Esto es así porque desconfías del sexo opuesto, ya que temes que puedan aprovecharse de ti. Por eso nunca hablarás con el otro de tus debilidades o fallos.

Además, el ego del controlador se altera fácilmente cuando alguien lo reprende por lo que hace por eso mejor está callado.

Por consiguiente, te disgustas cuando te sientes observado por tu pareja y piensas que quiere controlarte.

Es por eso que tiendes a justificarte y siempre tienes buenas razones para hacer las cosas a tu manera.

Y no quieres mostrarte vulnerable por miedo a que tu pareja se aproveche y te controle.

Por eso prefieres mostrarte valiente y fuerte en la mayoría de las ocasiones, provocando que el otro se aleje de ti porque temes que te vea como alguien que necesita ayuda.

Lo cierto es que esperas mucho de tu pareja y eres muy exigente con ella. Y buscas, sin pedírselo, el reconocimiento de todo lo que haces.

Además, estás verificando continuamente la falta de confianza poniéndolo a prueba generando tensión y malestar en la relación.

Varias pacientes que se identificaban con la máscara de la controladora crearon perfiles falsos en Facebook para comprobar que su pareja les seguía siendo fiel.

2.    Cuando manipulas para controlar a tu pareja.

La segunda señal de que tal vez tengas una herida de traición es tu tendencia a manipular al otro.

Cuando llevas la máscara del controlador tienes que admitir que eres un excelente manipulador a la hora de controlar a tu pareja.

Por ejemplo, no quieres admitir que buscas pruebas de su amor por miedo a parecer vulnerable, como dije antes, al mismo tiempo que temes muchísimo que pueda traicionarte y abandonarte.

Por esta razón buscas mostrarte independiente ante tu pareja para no despertar tu miedo a la separación, es decir al abandono. Y al mismo tiempo criticas a las personas que son dependientes de sus parejas.

Además, reconoces que todos los métodos son buenos para manipular: ponerse de mal humor, chantajear, mentir, seducir, llorar de rabia, gritar, amenazar, quejarse…

Cuando te identificas con la máscara del controlador te ocupas de los asuntos de tu pareja porque crees que debes organizar su vida sin darte cuenta de que actúas de esta manera para controlarlo.

Y cada vez que te ocupas de tu pareja, piensas que el otro es alguien débil y de este modo estás ocultando tu propia debilidad.

¿Y por qué quieres ocuparte de los asuntos de tu nueva pareja?

Para no sufrir traición y tener la seguridad de que el otro va a cumplir eso que esperas de él.

3.    Cada vez que rechazas comprometerte con tu nueva pareja.

La tercera señal de que posiblemente tienes una herida de traición es tu rechazo al compromiso por miedo a no poder cumplirlo.

Si llevas la máscara del controlador temes a los compromisos con tu pareja.

¿Por qué?

Porque te da tanto miedo romper un compromiso que prefieres no adoptarlos.

Como crees que tu pareja te traiciona cuando no cumple sus compromisos contigo, evitas comprometerte con ella para no sentirte atrapado.

Si no me comprometo nunca podrá echarme en cara que no cumplo mis compromisos, te puedes decir. Así que antes de deshacer un compromiso prefieres no comprometerte.

Lee este post relacionado:  Esta es la forma ciega de elegir a tu nueva pareja

Al mismo tiempo exiges a tu pareja que se comprometa contigo y si no lo hace te sentirás traicionado.

Si alguien te dice “Te llamaré el sábado” y luego no te llama, lo sientes como una traición.

No te das cuenta de lo mucho que exiges a los demás cuando quieres crear una relación de pareja y de lo poco que ofreces a cambio de ese compromiso.

4.    Cuando mientes sin darte cuenta para controlar la situación y conseguir lo que pretendes.

La señal número 4 de tu posible herida de traición es tu tendencia a mentir a tu pareja sin darte cuenta para lograr tus objetivos.

A un controlador le aterroriza que le mienta su pareja. Al mismo tiempo él mismo miente con frecuencia, aunque para él lo que dice a su pareja no son mentiras.

Y para demostrar que tiene razón siempre encuentra buenos motivos para deformar la verdad y salirse con la suya.

Por ejemplo, cuando llevas la máscara del controlador puedes decirle a tu pareja lo que intuyes que quiere escuchar para conseguir algo a cambio.

Puedes, incluso, llegar a comprometerte y asumir responsabilidades que sabes que luego no vas a cumplir.

“El próximo verano iremos a la playa”. Cuando tú odias el sol, por ejemplo. Luego, cuando tu pareja te pide explicaciones vas a encontrar todo tipo de excusas antes de reconocer que era una mentira.

Y luego si tu pareja no te cree te sientes traicionado porque te resulta muy difícil aceptar que alguien no pueda creerte.

Es posible que si llevas la máscara del controlador mientas sin darte cuenta ya que crees de verdad que tus mentiras no lo son. Eso causa estupor y desconfianza en tu pareja porque ve manipulación y engaño por tu parte.

5.    Cada vez que atraes relaciones amorosas en las que el otro te traiciona o evita comprometerse.

La última señal, y tal vez la más definitiva, de que tienes una herida de traición es atraer relaciones amorosas en las que el otro te traiciona o evita comprometerse.

Digo esto porque tu experiencia amorosa siempre refleja tus creencias acerca del amor y las parejas.

Por eso, si eres una persona controladora vas a tener la impresión de que tus parejas te engañan y por eso te acercas a ellas a la defensiva.

Ya me has oído decir que no atraemos lo que queremos sino aquello que somos.

Date cuenta de que si temes comprometerte es porque también temes la separación. Y este miedo provoca que atraigas relaciones en las que el otro no tiene intención de comprometerse.

Por esta razón, si en tu vida aparecen parejas que te traicionan o que no desean comprometerse, es una buena señal para que te des cuenta de que eres tú quien no desea comprometerse o de que estás dispuesto a traicionar al otro.

Al mismo tiempo, si deseas hacer el amor y el otro te rechaza te sientes traicionado y no comprendes por qué tu pareja no desea fundirse contigo.

Es posible que tengas tan idealizado a tu progenitor del sexo opuesto que ninguna de tus parejas llegue a cumplir tus expectativas.

Por eso temes la decepción al mismo tiempo que consideras la separación de tu pareja como una gran derrota. En este sentido si eres tú quien decide romper temerás que te acusen de traidor y si es el otro quien toma la decisión le acusarás de traicionarte.

Parece ser que las personas controladoras son las que más se separan y las que sufren más rupturas amorosas.

¿Qué puedes hacer una vez que te has dado cuenta de que tienes una herida de traición?

Dice Lise Bourbeau que cuando tenemos una herida de traición, sentimos que nuestra pareja nos traiciona en la misma medida que la traicionamos a ella y nos traicionamos a nosotros mismos.

Lee este post relacionado:  Charlas Conscientes #1. La relación de pareja bajo el prisma de UCDM. Covadonga Pérez-Lozana

Cada una de las 5 señales que te he mostrado en este vídeo están mostrándote esta verdad: cuando sientes abandono por parte de tu pareja, también estás traicionándola a ella y te traicionas a ti mismo al no confiar o no cumplir contigo mismo tus propias promesas.

Estos 5 signos son 5 reflejos de lo que ocurre en tu interior y que no has sanado todavía.

¿Por qué digo que no has sanado todavía?

Porque cuando la traición sigue apareciendo en tus relaciones de pareja, significa que la herida de tu niño interior no está curada.

Quiero aclarar que esta sanación es no es fácil de detectar porque nuestra máscara del controlador no está dispuesta a dejarnos ver más allá de nuestra creencia equivocada de que no podemos confiar en nuestra par.

Esto es así porque la máscara de controlador es el Ego.

Y solo a través de un trabajo de indagación personal y transpersonal podremos acceder al origen de nuestra herida.

Ese trabajo es lo que yo llamo el Proceso de Sanación de nuestro Niño Interior.

La primera etapa para sanar tu herida de traición radica en reconocerla y aceptarla.

Reconocer una herida no significa estar de acuerdo con el hecho de que exista.

Por lo general tendemos a rechazar y criticar nuestro comportamiento cuando desconfiamos de nuestras parejas y vemos signos de infidelidad en todo lo que hace o cuando somos nosotros los que tenemos deseos de traicionarla.

Puedes reconocer tu herida de traición y al mismo tiempo darte cuenta de que esa herida esta impidiendo que puedas crear una relación sana de pareja.

Dice Lise Bourbeau que el alma ha venido a sanar esa herida de traición y para eso necesitas experimentar situaciones en las que te sientes traicionado y situaciones en las que traicionas al otro.

Cuando creaste tu máscara de controlador fue un acto heroico, un acto de amor contigo mismo para no experimentar la herida.

Si cuando eras niño sentías que tu progenitor del sexo contrario no cumplía su palabra entonces aprendiste a desarrollar una actitud de control para evitar sentirte traicionado. Te decías: Es preferible controlar y desconfiar antes que llevarme una decepción.

Esa máscara, por lo tanto, te ha ayudado a sobrevivir.

Lo que ocurre es que ahora esa máscara está impidiendo que encuentres una relación de pareja feliz, pues si eres mujer desconfías de los hombres y viceversa.

Ahora en la etapa adulta puedes cuestionar la validez de esas 5 conductas cuando quieres tener una pareja y cambiarlas para que puedas confiar en aquellas relaciones que comienzas.

Si crees que no puedes hacerlo solo busca la ayuda de un mentor experto en amor consciente.

La experiencia me dice que es muy difícil cambiar nuestros patrones de conducta inconsciente sin ayuda. Esto es así porque tu máscara controladora cree que su labor es necesaria para que seas feliz y no va permitir que dejes de controlar porque si lo haces vas a sufrir de nuevo.

De este modo puedes pasarte años repitiendo patrones de desconfianza y control una y otra vez sin ser capaz de salir del círculo del Ego.

Dice Un Curso de Milagros que el propósito del Ego es “busca, pero no halles”.

¿Cuánto tiempo te has pasado buscando, viendo videos, leyendo libros, y aún sigues sintiendo desconfianza en tus relaciones de pareja, provocando el alejamiento y la ruptura?

¿Cuándo vas a hacerte cargo de la situación y pedir la ayuda de un Experto en Amor Consciente?

Respóndeme en los comentarios.

Si te ha gustado el vídeo dale al “Me gusta” y suscríbete al canal para no perderte ninguno de mis vídeos.

Nos vemos en el próximo vídeo.

Ubuntu!!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable » Francisco Javier Gutierrez
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de SiteGround (proveedor de hosting de franciscojaviergutierrez.com) dentro de la UE. Ver política de privacidad de SiteGround. (https://www.siteground.es/privacidad.htm).
Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Ir arriba