Cuando deseas tener pareja y no la consigues o cuando has roto con tu pareja deseando estar con ella, estamos hablando del mismo tipo de conflicto.

Parece una contradicción esto que te acabo de decir, pero no lo es si observamos que el denominador común de estas dos situaciones es el miedo a que el otro te vea tal como eres.

La pareja es el mejor espejo que nos ofrece la vida para descubrir quiénes somos.

Cuando no queremos que el otro nos vea es porque tampoco queremos vernos a nosotros mismos.

No queremos que nadie venga mostrarnos eso que nos resistimos a aceptar de nosotros mismos. Clic para tuitear

Si no tengo que negociar lo que vemos esta noche en la tele, nadie podrá decirme que sólo pienso en mis necesidades y en mis series favoritas.

Del mismo modo si ya estás cansada de que el otro te toque las narices continuamente (y de que no puedas ver tus series favoritas cuando te da la gana) tal vez sin darte cuenta, y de modo inconsciente, estás deseando estar solo, aunque te aterre la idea.

En este video te hablo de cómo vencer el miedo a levantarte de tu cómodo sofá de una plaza y abrazar la vida en pareja.

Debajo del vídeo tienes la transcripción:

TRANSCRIPCIÓN

Recuerdo cuando pensaba que mis relaciones eran profundas porque entre nosotros había una buena comunicación o porque el sexo era bueno.

¿Por qué siempre te enamoras del mismo tipo de persona que te hace sufrir?

VIDEO-CURSO GRATUITO

12 Respuestas esenciales para sanar tus heridas de Amor

Pero ahora pienso que el único criterio verdadero es la autenticidad.

¿Cómo era de natural en la relación?

¿Me mostraba abierto y sin defensas?

¿Estaba dispuesto a sentir y a comprometerme?

¿Por qué te cuesta tanto tener relaciones de pareja profundas?

 

La relación de pareja es un camino para descubrir tu verdadero ser tanto si tienes pareja como si no la tienes o la estás buscando.

Igual que en el vídeo de la semana pasada, en el video de hoy quiero responderte a una pregunta que me han hecho muchas veces.

¿Por qué cuesta tanto tener relaciones de pareja profundas y comunicativas?

Cuando no quieres comunicarte de una manera profunda con el otro pregúntate acerca de lo que no te atreves a reconocer de ti misma.

Cuando no queremos que el otro nos vea es porque tampoco queremos vernos a nosotros mismos.

Recuerdo cuando llenaba mi vida de cultura, conciertos y exposiciones como una forma de proyectar en el arte lo que no me permitía sentir en mí mismo.

Recuerdo una vez que pasé un fin de semana espectacular con alguien a quien acababa de conocer.

El domingo por la noche volvía a mi casa y al pasar por la plaza del Callao lamenté profundamente no haber ido a ver una película que tenía que haber visto de forma obligatoria ese fin de semana, según mi exigente agenda cultural.

Mi amigo, al verme tan agobiado me dijo:

¿No es mejor ser el protagonista de una película conmigo este fin de semana que solo ser un espectador en una sala de cine?

Recuerdo lo que sentí en ese momento.

Fue algo así como que la vida mancha.

Durante ese fin de semana había reído y había llorado y se me habían despertado muchos miedos.

Pero me daba cuenta de que cuando solo soy espectador, en el cine puedo llorar y sentir sin exponerme ni mostrarme vulnerable, sin mancharme.

Si me escondía de mí mismo ¿Cómo iba a poder comunicarme con los demás acerca de lo que ni siquiera me atrevía a reconocer? ¿Cómo iba a encontrar el amor si yo mismo me lo estaba rechazando?

De esta manera fue como construí mi torre de marfil o mi palacio de hielo o mi cueva de cristal.

Yo quería vivir en esa torre, lejos del mundanal ruido, pero luego me quejaba de que no estaba contento.

¿Qué puedes hacer para cambiar?

 Dentro de tu propio trabajo de auto-transformación puedes completar tu proceso de cambio en 4 pasos:

  1. Admite la verdad sobre ti misma
  2. Abandona las excusas
  3. Adquiere el compromiso de cambiar
  4. Actúa

1.    Admite la verdad sobre ti misma

Es esencial que seas honesta contigo misma.

¿Cómo es la cama en la que duermes? ¿Caben dos personas cómodamente?

Cuando buscaba piso encontré un diminuto apartamento en el centro histórico de Madrid que tenía la cama encima del armario. Había que escalar el armario para dormir e introducirse en una especie de cueva porque no cabías sentado sobre el colchón. La dueña me dijo que tenía que elegir entre la cama y el armario y eligió el armario. Su casa no estaba preparada para que llegara una pareja sin embargo no dejaba de quejarse de lo difícil que le resultaba encontrar compañía.

Para que llegue a tu vida lo que deseas debes crear primero el vacío fértil que pueda atraerlo. Si quieres renovar de vestuario vacía primero tu armario.

Recuerda lo que me pasaba a mi ¿Cómo vas a poder comunicarte con los demás acerca de lo que no te atreves a reconocer de ti misma?

2.    Abandona las excusas que te haces

¿Y de qué manera te justificas a ti misma que tu no necesitas una relación de pareja?

He escuchado a personas que están en el camino espiritual decir que no tienen una relación porque es más espiritual no tenerla, que las relaciones no son elevadas o que no hay una persona a su nivel o a su altura.

Todo ello excusas para no confrontar el miedo al otro.

Crees que sabes de sobra lo que más que te conviene, pero ¿eso es siempre cierto?

Hay personas que eligen estar solas porque piensan que no hace falta estar en pareja. De acuerdo. Esa decisión puede ser una decisión sana. Pero también puede ser una forma de esconder el profundo miedo a la relación con el otro.

Otras personas piensan que están solas porque se están preparando para una relación mejor que la que tuvieron. Son personas que parecen entrenarse en soledad para cuando llegue la persona perfecta.

Pero eso es otra forma de autoengaño o justificación del miedo.

3.    Adquiere el compromiso de cambiar

Reconocer la necesidad de tener una relación de pareja es el primer paso para resolver el problema.

Pero si no eres capaz de verte con pareja en un futuro próximo es que aún no deseas tenerla por mucho que te quejes de que no la encuentras.

Para obtener resultados diferentes debes hacer cosas diferentes, es decir tienes que trabajar y mirar dentro de los cajones de la aparente comodidad.

Y este acto de mirar es doloroso ya que si no lo has hecho hasta ahora es porque te duele.

El verdadero trabajo con uno mismo está relacionado con actitudes valientes, no actitudes mediocres.

Porque se van a ver cosas desagradables que solo se resuelven atravesando las experiencias que la vida te ofrece.

Por eso debe haber una verdadera voluntad de querer mirar de frente tu vida interior.

Cuando admitas la verdad sobre ti misma podrás empezar a tener relaciones reales en vez de relaciones falsas y podrás llevar una vida plena.

Y serán también más plenas tus relaciones con el arte, la naturaleza o el deporte y dejarás de utilizar tu agenda cultural o tu agenda deportiva como una excusa para evadirte de tus sentimientos dolorosos

4.    Actúa y pon tu vida en movimiento

Lo que te prepara para una relación es la relación en sí misma, es decir, el día a día de la interacción con el otro. La convivencia con el otro es lo que te enseña a convivir.

¿Cómo puedes resolver entonces la necesidad de tener una relación de pareja?

Adentrándote en la relación y aprendiendo a través de ella.

¿Cómo se aprende a caminar? Caminando ¿Cómo aprende a amar? Amando.

Como te decía en otro video mientras que el enamoramiento es un sentimiento, amar es una conducta.

Experimentando la relación y observando tus mecanismos inconscientes de protección y, sobre todo, asumiendo la responsabilidad de lo que sientes y no culpando al destino de tu soledad.

La verdadera comprensión de ti misma

Cuando alcances la verdadera comprensión de ti misma te podrás liberar de la prisión que te has construido, del bellísimo palacio de hielo que Elsa, la protagonista de Frozen, construyó para no enfrentarse a sí misma y a su deseo inconsciente de convertir en hielo todo lo que tocaba.

Cuando eres capaz de observar tu interior sin miedo, aceptando todos los monstruos y todas las diosas que habitan en ti, entonces aparecerán las personas indicadas y las oportunidades verdaderas.

Los malos entendidos no te acorralarán y no tendrás necesidad nunca más de volverte a esconder.

Pero este proceso de crecimiento es lento. Un castillo de hielo tarda tiempo en derretirse.

La libertad solo puede llegar de forma gradual, peldaño a peldaño, una vez que has decidido bajar de la torre y mirar al mundo de frente.

Ahora te toca a ti responder a las preguntas:

¿Cuál de los 4 pasos que te he mostrado te resulta más difícil de superar?

¿Estás dispuesta a sentir y a comprometerte?

Responde en los comentarios.

Si te ha gustado el vídeo suscríbete a mi canal de Youtube.

Y si no lo has hecho aún apúntate al blog y recibe totalmente gratis el video curso CÓMO SANAR UNA RUPTURA EN 3 PASOS, y además no te perderás materiales muy prácticos y únicos que no ofrezco en ningún otro lugar.

Hasta el próximo vídeo!

Ubuntu!!!